Oops! Sorry!!


This site doesn't support Internet Explorer. Please use a modern browser like Chrome, Firefox or Edge.

Los emprendedores y los astronautas tenemos mucho en común


Muchas personas se lanzan a emprender por necesidad, por instinto o por pasión.


Y, sea por lo que sea, todos parecen perseguir el “sueño americano”.


Pero, ¿qué pasa si te lanzas al espacio sin estar listo?



Viajar al espacio, al igual que emprender, es una aventura con la que muchos fantasean.



Pero no es fácil.


Tripular una nave espacial y permanecer en ella largos periodos, sin gravedad y en un entorno tan diferente, es un trabajo exigente que requiere, además de formación técnica, mucha preparación personal.


Además, necesitas un vehículo capaz de atravesar la atmósfera y que haga posible la vida humana en el espacio.


Necesitas un cohete.


Ser astronauta implica riesgo y exige mucho entrenamiento previo. Es necesario estar en forma y dominar procedimientos que pueden salvarte la vida en situaciones límite. 


Pero también tiene grandes recompensas, como ver la Tierra desde el espacio y conocer otros lugares del Sistema Solar. 


Emprender es igual, pero con una gran ventaja

Los astronautas, después de ser seleccionados, pasan dos años de entrenamiento básico donde aprenden supervivencia, lenguas y habilidades técnicas antes de poder ir al espacio.

Los emprendedores no tenemos que esperar.

Tampoco necesitamos simuladores. 

Entrenamos directamente en el espacio desde el minuto cero.

No hay pruebas que pasar para estar dentro o quedarte fuera.

Nadie te dice si entras o no.

Es selección natural.

El mercado y tu preparación lo determinan.

Tu preparación depend